Busca y encuentra

CRIMEN

por Alan

Hoy quiero hablar sobre la decadencia social reflejada en las páginas policiales de los diarios. En los últimos tiempos nos hemos enterado de muchos casos espeluznantes que por respeto no citaré ni aun a modo de ejemplo. Sólo les digo que en cualquier país del mundo los hallazgos macabros están a la orden del día...

Hay muchos tipos de homicidios. Los "pasionales" son los que más nos llaman la atención por estar agravados por el vinculo (los enamorados "celosos" son los más frecuentes criminales de este género). Pero también hay miles de violencias asesinas en las calles de las grandes ciudades.


LA VIOLENCIA HOMICIDA TIENE MUCHAS CAUSAS PSICOLÓGICAS DIFÍCILES DE EXPLICAR PERO TAMBIÉN HAY CAUSALES QUE PODRÍAN SER REMOVIDAS DE LA CULTURA OCCIDENTAL. PARA EMPEZAR, LAS DROGAS Y EL ALCOHOL INFLUYEN MUCHO EN LA AGRESIÓN DE CUALQUIER TIPO. Y SI A ESTO LE AÑADIMOS EL DESEMPLEO, LA MÚSICA RAP Y OTRAS BASURAS MENTALES, TENDREMOS POR RESULTADO UNA SOCIEDAD PROPENSA AL ODIO Y A LA SANGRE.

Hay instintos bélicos que son innatos del hombre. No es casualidad que las nenas - poseedoras todas ellas de instinto maternal - prefieran las muñecas cuando los nenes juegan con soldaditos. Algo de violencia hay en todos los seres vivos. Si no existiera esa gota de fuerza apasionada, nada podría existir sobre la faz de la tierra. El problema está cuando esas energías no se canalizan. Si la juventud no estudia, no trabaja ni hace deportes la pereza deshace las cabezas de la muchachada toda. Otro inconveniente de nuestras sociedades democráticas es el fin del servicio militar obligatorio. No es por ser idealista pero prefiero morir en una guerra - sea o no sea "justa" - y no desangrarme tras la puñalada de un inmigrante a la salida de un boliche.

Para complicar más el asunto, tenemos en nuestras decadentes democracias occidentales millones de inmigrantes que no se adaptan a nuestro estilo de vida. No es que nuestra idiosincrasia sea mejor o peor pero es diferente. No me parece correcto que quieran velar y violar a nuestras mujeres por prescripción de sus leyes ancestrales. Yo no discrimino pero hay cosas ajenas a nuestra mentalidad. Es justo que se respete a las mayorías pero más justo es que se nos respete a nosotros que elegimos vivir de una manera y no de otra: En las elecciones gana el partido con más votos; en las calles debería ser igual. Nosotros, herederos de una cultura determinada, deberíamos ser los dirigentes de nuestra moral y buenas costumbres.

LOS GOBIERNOS DEL MUNDO ENTERO SE MUESTRAN INOPERANTES Y HASTA CÓMPLICES CON LOS FLAGELOS DE LAS DROGAS, LA INMIGRACIÓN DESCONTROLADA, LA PROSTITUCIÓN, LA PORNOGRAFIA INFANTIL, EL TRÁFICO DE ORGANOS, LA ESCLAVITUD Y EL DESEMPLEO. TODAS ESTAS PROBLEMÁTICAS SON EL CALDO DE CULTIVO PARA LOS CRÍMENES MÁS ABERRANTES DE LA HISTORIA MODERNA.
DÍA A DÍA VEMOS COMO MUJERES EMBARAZADAS SON ASESINADAS A LA SALIDA DE UN BANCO SIN QUE NADIE DIGA NI HAGA NADA: TODOS SOMOS RESPONSABLES DE ESTAS MUERTES INOCENTES POR NUESTRA COBARDIA CIVICA. ES ASÍ QUE HAY SÁDICOS QUE ATROPELLAN, VIOLAN Y MATAN SIN QUE LA GENTE LOS CONDENE. ¡HASTA SE INTENTA JUSTIFICAR A LA BESTIA DICIENDO QUE ES MENOR DE EDAD O QUE PADECIÓ MUCHAS PRIVACIONES EN LA INFANCIA!

LOS DERECHOS HUMANOS NO NOS DEFIENDEN A NOSOTROS Y SI NOS QUEJAMOS, SOMOS DENUNCIADOS POR DISCRIMINACIÓN O ALGUNA QUE OTRA CALUMNIA INVENTADA POR LEY. ES MUY INJUSTO. TODOS LOS DÍAS NOS MATAN COMO PERROS EN LAS CALLES Y NO PODEMOS DEFENDERNOS. Y ESTO ES PAN DE TODOS LOS DÍAS TANTO EN MADRID COMO EN BUENOS AIRES Y EN PARIS. NO HAY JUSTICIA PARA LAS VICTIMAS. A VECES HASTA SOMOS RESPONSABLES POR TENER UN DETERMINADO PASAR ECONÓMICO. ¡PARECE TODO UNA GRAN IRONIA MENTADA POR LAS MENTES MÁS PERVERSAS DE LA HISTORIA!

No quiero nombrar casos emblemáticos de ningún país por respeto a los familiares y amigos de las víctimas. Sólo quiero decir que en España fueron más los asesinados en democracia que los muertos por la mano de hierro de Francisco Franco ( y no estoy haciendo apología de un régimen que le abrió las puertas a los desagradecidos Reyes de la complicidad y al "zapatero lamebotas" del Poder Mundial). En la Argentina se puede decir otro tanto: Yo aborrezco a la última dictadura militar por la implantación del neoliberalismo pero considero que muchas veces se la utiliza como chivo expiatorio. Se juzga y condena a los militares de antemano como otrora se hizo en Núremberg pero nadie reconoce que en más de treinta años de democracia hubieron más muertos que en siete años del más sangriento gobierno autoritario. Lo más triste es que las muertes acontecidas en tiempos que se creían de paz sí son reales. Aquí no hay mártires ni inventos para la historia oficial. Los muertos por el delito muertos están y no aparecen y desaparecen en las revistas ni en otros países. La gente que murió camino al supermercado terminó en la morgue y era gente inocente que pereció por culpa de inmigrantes ilegales. No hubo lucha armada, guerrilla ni resistencia organizada por parte de esas mujeres de la casa que fueron raptadas, violadas y enterradas bajo un pasto cualquiera.

EL CINE, LA LITERATURA BARATA, LOS BURDELES, LAS PENSIONES DE MALA MUERTE Y LAS CASAS DE JUEGO TAMBIÉN ESTÁN IMPLICADOS EN EL ASESINATO DE NUESTRA PAZ SOCIAL. ES ASÍ QUE HOMBRES DECADENTES Y REVENTADOS COMETEN LAS PEORES ATROCIDADES HABIDAS Y POR HABER. LO MISMO PASA CON ESAS MUJERES DESESPERADAS QUE TERMINAN SUS DÍAS TOMANDO PASTILLAS Y QUEMANDO SUS DEPARTAMENTOS ANTES DEL SALTO MORTAL.
DE POR SÍ LA CARNE ES DEBIL Y SI LE DAMOS PLACERES EFIMEROS MÁS DEBIL SERÁ TODAVIA. Y TODO PORQUE SE PONDERA Y SE ELOGIA A LAS MUJERES ASESINAS DE SUS MARIDOS Y A LOS SUICIDAS RESENTIDOS QUE SE LLEVAN A MUCHOS CONSIGO. TODA ESTA MENTALIDAD KAMIKAZE DE LA INMOLACIÓN FUE INTRODUCIDA DE CONTRABANDO EN NUESTRAS NACIONES CIVILIZADAS.

Podrán enumerarme casos de tragedia en la literatura universal pero si son célebres es porque ocurren muy de vez en cuando. Pero sistematizar la autodestrucción es muy propio de naciones de orientales. Y en este punto quiero decir que respeto a todas las religiones pero más respeto el amor a la vida y el instinto de conservación natural. Aclaro que yo no hablo de egoísmo y de individualismo mal entendido.

Ya las mentalidades adolescentes se van moldeando con malos ejemplos. Y si triunfa toda la temática del autoabandono es por culpa de unos adultos decadentes y débiles que no saben contener ni amar. En este contexto se desarrollan las masacres escolares que pasaron a ser una costumbre tan americana como las cadenas de comida rápida.

¿Qué ofrece el mundo moderno a los jóvenes? Sin religión, idealismos ni valores de ningún tipo es muy difícil que la mente se salve del naufragio existencial. Saben mis lectores que siempre apoyo la crítica constructiva pero no la tergiversación de Nietzsche. Es ahí cuando se destruye y no se crea nada. Nihilismo sin sentido. Hoy los creadores de opinión vacían las mentes y siembran dudas en los corazones. Entonces los chicos salen desesperanzados a las calles y se entregan a tribus urbanas en lugar de conformar cuadros de juventudes nacionales. Ya es retrogrado hablar de niños exploradores cuando era la novedad hace dos generaciones...

EL PROBLEMA DE LOS HOMICIDIOS NO TIENE SU RAÍZ EN LA PROLIFERACIÓN DE ARMAS: SI EL ESTADO CUMPLIERA SU FUNCIÓN DE PROTEGER Y CONTENER NO TENDRÍAMOS QUE ARMARNOS. ES ASÍ DE SIMPLE. ¿CÓMO NO ME VOY A COMPRAR UNA PISTOLA SI EL MISMO GOBIERNO SE ENCARGA DE LIBERAR A LOS ASESINOS CUAN SI FUERAN FIERAS RECIÉN SALIDAS A LAS CALLES ALEDAÑAS AL ZOOLÓGICO?

A todo esto hay que criticar al sistema carcelario de todas las naciones. En vez de aislar al individuo para que recapacite y estudie, se lo junta con gente peor que él y ahí la cosa se pone más negra todavía. De Guatemala pasamos a Guatepeor. Muchos no lo dicen por pudor y vergüenza pero la cárcel es un medio de sodomización, violaciones y desesperación. Por eso soy de la opinión de que el hombre tiene que trabajar en soledad para reparar los daños hechos contra la sociedad. Y si es una bestia que siempre se las ingenia para volver, que se lo sacrifique como a un perro indomable. Y no me vengan con el mito del buen salvaje. Un animal cuya pasión es matar chicos merece ser sacrificado. Y a los animales no se les pregunta por su infancia y sus traumas porque lo único que saben hacer es morder la mano que les da de comer...

Tal vez hayan ciertas faltas que sean perdonables. El que le roba a ladrón tiene cien años de perdón. Pero lo malo es que la delincuencia perdió los códigos y el respeto. Antes se le robaba el dinero al banco del judío y el malviviente se marchaba sin lastimar a nadie. Hoy en día unos descastados drogados matan y violan a las empleadas y a las clientas de la sucursal bancaria sin importar que sean viejas o que estén embarazadas. ¡Cuánto más débil e inocente sea la víctima más alevosía y veneno se pone en la destrucción!

Continuando el hilo del párrafo anterior, yo digo que hay que prohibir la apología del criminal y el asaltante en las canciones, en las películas y en todas las manifestaciones de la cultura popular. No niego el romanticismo y la espectacularidad de ciertas novelas pero la realidad supera a la ficción si de matar hablamos. Entonces, en países inmaduros y sensibles, mejor sería volver a honrar al policía y al bombero y no al pandillero del Bronx.

EN CONTRA DE LO "POLÍTICAMENTE CORRECTO" TENEMOS QUE SER MILITANTES DE LA PROPIA VIDA. NO MÁS SUICIDIO Y AUTOODIO. NOSOTROS NO SOMOS CULPABLES DE LOS FRACASOS AJENOS. NO TENEMOS LA CULPA POR HABER NACIDO DONDE NACIMOS O PORQUE ALGÚN ANTEPASADO LEJANO HAYA SIDO BENEFICIADO CON ALGÚN ESCLAVO.

HAY QUE SEGUIR COMBATIENDO AL CAPITAL Y UNA VEZ DESTRONADO ESTE, TENDREMOS QUE ABRIR LOS SURCOS DE NUESTRO PORVENIR SEMBRANDO LA SEMILLA DE LA CONCORDIA EN NUESTRAS NACIONES. YA SIN CIZAÑA NI PLANTAS ALÓGENAS ALUCINOGENAS PODREMOS DEDICARNOS A VIVIR EN PAZ EN NUESTRAS TIERRAS SIN CRIMENES DE ODIO MOTIVADOS POR CRIMENES INEXISTENTES OCURRIDOS EN LAS PERVERSAS OSCURAS MENTES DE LOS SABIOS DE SIÓN...■

F O R φ ι D E N T I D Λ D - Debate celebrado el sábado, 12 de junio de 2010


MEMORIA HISTÓRICA
Segunda República
(1931-2010)
Fuente original



RESUMEN:


ASISTENTES AL DEBATE Y OTROS DATOS

Debate organizado por Foro Identidad y celebrado el 12 de junio de 2010.

Asistentes:
Carlos P, Daorino, De Lorenzo, TRIV, GuAy, JRam, JuCab, JDia, JuVac, Mago M, Pablo de La Línea.

Autor de esta síntesis:
De Lorenzo

Duración: 11:00-13:45 horas


Comienza el debate de Foro Identidad con la lectura de sendos textos relacionados con el asunto de discusión. Ambos son creaciones originales de dos miembros de Foro Identidad. Esta asociación ofrece la posibilidad a sus miembros, y a los asistentes habituales a sus debates, de leer un escrito propio o de otro, siempre y cuando esté relacionado con el asunto a tratar y cuya declamación no exceda de diez minutos.

El primero de los textos se llama “Cuestión de rigor y método”. Supone un breve ensayo de carácter metodológico que a nadie deja indiferente. Aquí se habla, entre otras cosas, de la importancia del lenguaje como mediador entre la realidad y la comprensión de la misma por nosotros y de la necesidad de tener siempre presente este factor a la hora de acercarnos a la realidad.

El segundo es un escrito que el autor del mismo califica como conciliador. Se titula “Segunda República… ¡presente!” y la idea principal que transmite es la necesidad de abandonar viejas discusiones acerca de viejos asuntos (Segunda República, Guerra Civil y Franquismo) y de centrarse en los problemas de hoy día. También se desvela en este escrito el motivo del título del debate de hoy: Segunda República (1931-2010); y es que en el discurso público de más de un líder político parece que la Segunda República siguiera presente. Tras su lectura se abre una polémica acerca del carácter conciliador o no del mismo y con esto da comienzo el debate propiamente dicho.

Un contertulio manifiesta su conformidad con todo lo expresado en el segundo texto. Atribuye el origen de la Guerra Civil a la proclamación, en la calle, de la Segunda República el 14 de abril de 1931. Comenta igualmente la influencia soviética en el origen de semejante régimen. Afirma que los españoles fueron ingenuos al dar carta blanca a unos políticos de los que no se sabía el camino que iban a tomar. De esta manera, según este análisis, sin república no habría habido ni guerra ni dictadura. Propone avanzar hacia una democracia al estilo de Estados Unidos, es decir, presidencialista y con una efectiva separación de poderes y cerrar el capítulo de la Guerra Civil cuanto antes. Finaliza esta interesante intervención con una inquietante advertencia: hoy soportamos una constitución con un sistema autonómico que es un tremendo error y que puede conducirnos a un enfrentamiento entre los distintos territorios de España.

Esta intervención genera la réplica de otras tres. La primera insiste en la necesidad de tener presente la historia, sobre todo la más reciente, al objeto de que no se repita. También duda este participante de la existencia real de la izquierda y la derecha. La segunda, crítica con el segundo texto y con la primera intervención suscitada por éste, propugna la necesidad de estudiar el período histórico con desapasionamiento. A la vez que se discute la realidad del dato aportado de que la Segunda República se proclamó en la calle, se señala a la Iglesia Católica como grupo que se opuso abiertamente a este régimen desde el primer momento, aliándose con los sectores económicos más reaccionarios. También discute que la Segunda República surgiese bajo la influencia soviética; sí aparece, dice, como reacción a la Restauración, que mantenía al pueblo en el analfabetismo y en la necesidad. Concluye con la afirmación de que existía una estrategia programada de generar terror por parte de los militares sublevados en 1936. La tercera sostiene que si el asunto estuviera bien explicado no habría tanta pasión. Y así introduce como elementos explicativos de algunos hechos la importancia del analfabetismo y lo manipulables que eran las masas por parte de los políticos. Éstos insertaron en las clases populares la idea de que había que arrasar con todo aquello que no fuera ellos mismos.

Otro participante hace aquí una inflexión, que califica de psicológica. Manifiesta que todas las posturas expuestas tienen su parte de razón para añadir que, al igual que a una persona que en su desarrollo está demasiado preocupada por su pasado le ocurre que no tiene alegría para construir su futuro, a un pueblo le puede ocurrir lo mismo.

A continuación, un contertulio reivindica al historiador Stanley Payne. Añade que al hablar de este tema hay que considerar que la Segunda República perdió la guerra pero ganó la batalla de la propaganda. Replicando a una opinión anterior, afirma que la población española del momento no era tan ignorante como se ha dicho. Además, continua, el país se había desarrollado, como consecuencia de su neutralidad en la Primera Guerra Mundial y el comercio con las potencias beligerantes. Termina con la afirmación de que los defectos de la constitución republicana sumados a la falta de capacidad de reacción de los dirigentes republicanos fueron los responsables de la Guerra Civil.

Otro participante realiza una breve intervención que abunda en la línea del anterior. Insiste éste en el error por parte de las autoridades republicanas, influidas por la opinión de Largo Caballero, de armar a las masas, de la constitución de las milicias populares. Hizo que la inseguridad fuera absoluta. Añade que convertir a toda esa gente en gente maravillosa es el truco de la memoria histórica.

A continuación un contertulio destaca que hablar de todo esto provoca catarsis. También que tal hablar ha parado, se ha dejado pendiente y hay que continuar con ello. Esta opinión es contestada por otro. Éste afirma que no ha tenido lugar tal catarsis y que en su lugar solo se ha hecho una historia muy concreta, la de los vencedores.

Un tertuliano que no había intervenido hasta el momento marca aquí otro punto de inflexión. Señala éste el carácter de oportunismo político que ha tenido, de hecho, todo este asunto de la memoria histórica. Aprovechando cierto ambiente cultural favorable propiciado por la producción cinematográfica española y apelando al resentimiento y a los bajos instintos de las masas, ciertos marxistas, por tanto tributarios de la forma más lograda de sadismo político, imbuidos de su proverbial hipertrofia de legitimidad han colocado la memoria histórica en el centro del discurso político. También incide este contertulio en el exacerbado legalismo de los memorialistas a la hora de exigir condenas del golpe de estado militar de 1936, que contrasta con su olvido del intento de subversión del orden republicano en 1934, protagonizado precisamente por el PSOE. Tal legalismo, insiste, no existe en política, como se ha visto en el proceso de aprobación del Tratado de Lisboa, en el que Irlanda se ha visto obligada a repetir su voto negativo y convertirlo en positivo, tal y como dictaba el poder real y nada democrático que impera en la Unión Europea.

A continuación, otro participante, a partir de un análisis fisonómico de algunos de los tertulianos lanza una interesante hipótesis. La gente de izquierda es especialista en establecer una dictadura mental y en calificar negativamente cualquier idea que no vaya en su línea, se afirma. Se basa para esto, entre otras cosas, en la observación de los rostros de algunos participantes y en las miradas que lanzan a otros contertulios ante intervenciones con las que no parecen coincidir. Insiste en el resentimiento natural de la izquierda, un indicio de lo cual ve en el hecho de que la Ley de Memoria Histórica fuera aprobada un 20 de noviembre (de 2002).

Otro tertuliano complementa esta observación con otra: la gente de izquierda es muy habilidosa y, con el vocablo memoria histórica, ha ligado la memoria, que es ante todo un proceso psicológico, con la historia, que remite a un análisis documentado. Son, por tanto, dos cosas muy distintas.

Tras esta afirmación, otro participante advierte a los presentes acerca de la actitud de confiar demasiado en las ideologías y en los políticos profesionales al uso en estos tiempos. Pues, se dice, que tal y como sostenía Maquiavelo, predomina lo malo, en los políticos y en la gente. Los políticos y los grupos de presión, distintos intereses económicos y sociales minoritarios, son los que controlan el poder y terminan decidiendo. Hay que tener mucho cuidado con cierta tendencia a creer en la buena voluntad de determinadas ideologías y políticos. Un ejemplo de lo que se dice sería la existencia en España, territorio relativamente pequeño y homogéneo, de 17 autonomías. ¿Para qué sirven? Sobre todo, se añade, para alimentar las ansias partitocráticas de puestos públicos, en los que los pésimos de cada sitio medran sin trabajar. Ante esto, otro contertulio propone, para prevenir precisamente estas amenazas, hablar, a partir de ahora, en nuestro debate, en términos científico-racionales.

Frases célebres:
- De Lorenzo: el marxismo constituye la forma más lograda de sadismo político.
- Daorino: mirando vuestras caras puedo ver el resentimiento propio de la gente de izquierda.

F O R φ ι D E N T I D Λ D - Debate celebrado el sábado, 29 de mayo de 2010


MEMORIA HISTÓRICA
¿Es la historia una falsificación?



RESUMEN:

Como viene siendo habitual, comienza el debate de Foro Identidad con la presentación de los textos seleccionados para el mismo. Uno de ellos consiste en una entrevista a Pierre Nora. El introductor comenta que éste es un historiador judeofrancés, creador y director de la revista Le Débat, perteneciente a la tercera generación de la Escuela de los Annales, la más importante escuela historiográfica de Francia y, posiblemente, de Europa. Es, igualmente, el cogenerador de la corriente historiográfica Nouevelle Histoire, una historia de las mentalidades, entendidas como representaciones colectivas y estructuras mentales de las sociedades. En lo que respecta al tema de debate de hoy, es el teorizador primigenio del concepto de memoria histórica. Lo ha hecho sobre todo mediante su obra en tres volúmenes Les lieux de Mémoire, dónde plantea una geografía sentimental de la nación francesa. Aquí transmite la historia de una nación a través del presente, rompiendo así con el hábito cronológico habitual. A continuación, pasa a leerse un fragmento de la entrevista valorado como altamente significativo para tratar el problema que nos ocupa:

«Memoria e historia funcionan en dos registros radicalmente diferentes, aun cuando es evidente que ambas tienen relaciones estrechas y que la historia se apoya, nace, de la memoria. La memoria es el recuerdo de un pasado vivido o imaginado. Por esa razón, la memoria siempre es portada por grupos de seres vivos que experimentaron los hechos o creen haberlo hecho. La memoria, por naturaleza, es afectiva, emotiva, abierta a todas las transformaciones, inconsciente de sus sucesivas transformaciones, vulnerable a toda manipulación, susceptible de permanecer latente durante largos períodos y de bruscos despertares. La memoria es siempre un fenómeno colectivo, aunque sea psicológicamente vivida como individual. Por el contrario, la historia es una construcción siempre problemática e incompleta de aquello que ha dejado de existir, pero que dejó rastros. A partir de esos rastros, controlados, entrecruzados, comparados, el historiador trata de reconstituir lo que pudo pasar y, sobre todo, integrar esos hechos en un conjunto explicativo. La memoria depende en gran parte de lo mágico y sólo acepta las informaciones que le convienen. La historia, por el contrario, es una operación puramente intelectual, laica, que exige un análisis y un discurso críticos. La historia permanece; la memoria va demasiado rápido. La historia reúne; la memoria divide».

Esta lectura suscita la primera intervención. Un contertulio sostiene que Pierre Nora hace de la historia algo demasiado ideal, cuando realmente la historia se alimenta de la memoria. La historia es tan falsificable como la memoria. Precisamente, por ser científica, puede estar adulterada. La memoria, subjetivamente, puede ser verdad y somos subjetividad, mejor o peor constituida, concluye.

Otro tertuliano precisa que la memoria es una fuente que el historiador no puede desdeñar. La historia se basa en el acontecimiento y la memoria es un acontecimiento. Complementando esto, un tercero añade que memoria e historia se retroalimentan. La historia se basa en textos escritos y eso es memoria. La historia consiste en enfatizar en los hechos que nos interesan y no es hasta el siglo XIX cuando la historia deja de ser el mero elogio del gobernante.

Dentro de este cúmulo de rápidas reacciones que ha generado la lectura de aquel fragmento, un cuarto contertulio, respondiendo a estos puntos de vista, llama la atención hacia el hecho de que la historia establece filtros para las fuentes, al objeto de garantizar su autenticidad como fuente y su fiabilidad, referida esta última al autor de la fuente. También señala que este camino que ha tomado el debate nos lleva directamente a una discusión acerca del método histórico. Y que, desde este momento, es conveniente establecer una clara dicotomía entre la historia como tal, destinada a eruditos y gente más o menos culta, y la creencia popular acerca del pasado, que hoy es elaborada por el cine, por libros de carácter no histórico (científicamente hablando) y por otros elementos de similar calidad histórica ínfima.

En un sentido más general, otro participante sostiene que la historia es puramente documentación de hechos. Añade que esto no lo puede hacer una sola persona sino que debe ser producto de varias corrientes historiográficas. La historia es algo muy distinto de la memoria histórica y hacer pasar a la segunda por la primera es un fraude. La memoria histórica la hacen determinadas personas, bandos o partidos y con una vocación claramente instrumental. Prosigue con la denuncia de la llamada ley de la memoria histórica en España, que tiene, según él, mucho de revancha y de intencionalidad política. Concluye con la afirmación de que la historia nunca podrá ser una ciencia, al ser descripción de hechos vividos, a la cual se transmite la propia estructura mental. Vemos como en el debate se distinguen tempranamente dos grupos: el de aquellos que consideran absolutamente incompatibles, en lo referente al conocimiento, historia y memoria histórica, y que se decantan por la historia como único camino verídico de conocer el pasado, y el de aquellos otros que ven cierta complementariedad entre ambas e incluso cierta preeminencia analítica de la memoria histórica sobre la historia.

Esta intervención es rápidamente respondida por otro tertuliano. Considera éste que la memoria histórica es una memoria social. Sostiene además que no existe revanchismo alguno en el caso expuesto. Afirma, por último, que la memoria histórica, al ser individual y subjetiva, podría ser positiva para el hombre, al no ser tan pesimista como la historia.

Esta respuesta es seguida por una réplica por parte del contertulio aludido. Un fenómeno humano visto a distancia no parece ser el mismo fenómeno, manifiesta. Si queremos exigir objetividad histórica no podemos atender a la memoria histórica de sus diferentes protagonistas. La historia debe ser hecha por profesionales, señala, para concluir que lo fundamental es separar memoria histórica de historia.

En este momento se produce la aportación de un participante recién llegado de un viaje a Alemania. Impregnado aún de sus recientes experiencias, afirma que memoria histórica es una expresión que ha triunfado, pero básicamente en España. En Alemania no se habla de memoria histórica, es algo por lo que la gente no tiene el más mínimo interés. Concluye denunciando que en España existe una manipulación de la memoria histórica.

A continuación, otro tertuliano considera pertinente introducir en el debate un texto del filósofo francés Alain de Benoist, correspondiente a su obra Comunismo y nazismo. 25 reflexiones sobre el totalitarismo en el siglo XX (1917-1989). Por su interés extremo es reproducido aquí:

«La comprensión del pasado no puede efectuarse desde el horizonte del juicio moral. En el terreno de la historia, la moral se condena a la impotencia, porque se basa en la indignación –definida por Aristóteles como una forma no viciosa de envidia–, una indignación que, al proceder mediante el descrédito, impide el análisis de lo que desacredita. La descalificación por razones de orden moral –escribe Clément Rosset– permite evitar todo esfuerzo de la inteligencia para entender el objeto descalificado, de forma que un juicio moral traduce siempre un rechazo de analizar e incluso un rechazo de pensar».

Frente a lo que se sostiene en el texto, un participante afirma que el historiador debe valorar todas las versiones existentes del acontecimiento y que la historia oficial, realmente, no recoge las historias de sus protagonistas. Concluye con la aseveración, a modo de ejemplo, de que en España falta condenar el golpe de Estado contra la República en 1936.

Como viene siendo frecuente en este debate, tal afirmación encuentra pronta respuesta. Se sostiene ahora, por parte de otro contertulio, que el golpe de Estado de 1936 fue un golpe contra un desorden constitucional. Insiste en que la historia no puede ser una memoria, y que se necesita acreditar aquello que se dice.

Otro participante tercia ahora en esta discusión. Incide en el hecho de que la memoria, en sí misma y abarcando también ámbitos no históricos o políticos, es engañosa. También señala que la memoria histórica se ha utilizado por una parte del poder político para la lucha política. Respondiendo al contertulio viajero, observa que Alemania es un caso particular de negación de la historia y de falsificación de la misma por parte de los vencedores de la Segunda Guerra Mundial, con sus instrumentos de represión militar e ideológica.

El viajero añade que es complicado comprender cómo aún no se ha llegado a entender bien la historia de España, particularmente lo relacionado con la Segunda República y la Guerra Civil. Recomienda leer la obra La Guerra Civil Española, de Hugh Thomas.

Un crítico de la memoria histórica vuelve a la carga. La historia no puede ser descrita por ninguno de los bandos, que aportan su propio interés y su ideología, falsificando así la historia. Añade la interesante reflexión de que los cuadros de los partidos políticos de izquierda son, en general, incultos. Ignoran la historia y sólo les interesa la ideología y la toma del poder. Señala, por último, como Levi-Strauss sostiene que la historia debe ser interdisciplinar y basada en documentos, modo de garantizar su rigor y veracidad.

Termina el debate con una intervención en la que se plantea el problema de la historia entendida como elemento de poder. Observa este contertulio como la historiografía marxista hace esto con buena conciencia, fruto sin duda del sentimiento de legitimidad hipertrofiado que acusan los marxistas y, en general, toda la izquierda. Sentimiento de legitimidad absolutamente injustificado, añade. Se señalan en la cuestión que nos ocupa dos problemas. Uno el de utilizar la memoria histórica como sustituto de la historia, pero haciéndola pasar por historia y con una intencionalidad de lucha política. Otro utilizar los medios de comunicación de masas para difundir una historia falsificada pero que, gracias al carácter precisamente masivo de estos medios, a su capacidad de difusión, termina por imponerse como verdad, al menos para el pueblo.

Autor de esta síntesis: De Lorenzo

EL FEMINISMO COMO MEDIO PARA LA DESTRUCCIÓN DE LA FAMILIA

por David Duke


Simultáneamente con el sacrificio de nuestra nación en el altar de un imposible igualitarismo racial, apareció la promoción de la igualmente ficticia idea de la "igualdad" sexual. A las mujeres se les dijo que eran psicológicamente iguales que los hombres pero que eran socialmente condicionadas por su entorno para ser esposas y madres en vez de ser investigadoras científicas y capitanas de industria. No solamente las "liberadoras de las mujeres" trataron de convencerlas de que criar y cuidar a la siguiente generación era menos importante que sudar en una cadena de montaje o trabajar en el último rango de una serie de ejecutivos, sino que aún fueron más lejos al menospreciar el papel de esposa y madre.

Freud también contribuyó a la destrucción de la familia con su respaldo a la supuesta liberación de la promiscuidad sexual. Una de las más arraigadas características de Occidente ha sido siempre la importancia dada al parentesco, contrariamente al Tercer Mundo. Freud y sus proveedores judíos de psicoanálisis enfrentaron al sexo con el amor y justificaron la destrucción de la unidad familiar con pretextos tales como una gratificación sexual insatisfactoria.

La liberación de la mujer ha reestructurado completamente a la familia americana, porque la mayoría de esposas y madres han sido forzadas a entrar en el mercado laboral por los nuevos standards económicos, limitando así las opciones de las que hubieran preferido ocuparse de su hogar. Muchos investigadores dicen que la creación de millones de madres "trabajadoras" ha tenido un efecto desastroso en la estabilidad familiar y en el desarrollo de los niños. El resultado ha sido que muchas mujeres están ahora luchando como único sustento para ellas y sus hijos, y las que forman parte de una familia biparental, a menudo se encuentran estresadas y debilitadas por tener que realizar el tradicional trabajo de las mujeres en el hogar y trabajar ocho horas diarias fuera de él.

SUPREMACISMO JUDÍO (El poder judío en la sombra), por DAVID DUKE. Ediciones Ojeda, Barcelona, 2007. Pág. 140