Busca y encuentra

ENTREVISTA A DANIEL ROJAS

Daniel Rojas (1983) es un tarifeño que ha cursado estudios sobre Producción Acuícola Marina y sobre Fotografía. Es muy aficionado a la naturaleza desde la infancia, afición que le llevó a estudiar y catalogar especies, creando su propio cuaderno de campo. Recientemente ha publicado «CRIPTOZOOLOGÍA: EL ENIGMA DE LAS CRIATURAS INSÓLITAS» con la editorial Nowtilus. Lo que sigue es una entrevista que yo mismo le he podido hacer personalmente.

Aquí podréis ver más detalles del autor: Ficha

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

DAORINO: Hola Daniel Rojas, muchas gracias por concederme esta entrevista para El Mundo de Daorino, espero que sea de lo más fructífera. He de decirte que tu libro me ha sorprendido mucho, no me esperaba algo tan bueno de ti, jejeje. Se puede decir que no es el típico libro de divulgación incomprensible. Es ameno, ágil y con muchísimos datos e historias. Te felicito. Además, es un honor entrevistar al escritor cara a cara, es toda una experiencia, tú libro es el primero que leo de un amigo, de alguien que conozco. Te envidio sanamente, creo que no eres consciente aún de lo que has conseguido.
DANIEL ROJAS: Lo primero es darte las gracias por tu interés y tu buena evaluación, (sinceramente no creí que fuera a impresionarte tanto, jeje) y sobre todo agradecer que hayas dedicado tu tiempo para esta entrevista.

DAORINO: ¿Has hecho muchas entrevistas ya? ¿Has ido a la televisión o a la radio? ¿Qué tal la experiencia? Tengo sabido de tus propios labios que lo tuyo no son las entrevistas; pero creo que por ahora, es algo nuevo para ti y sé que te pones muy tenso. Una entrevista es como el sexo por primera vez con una chica, ¿no crees?
DANIEL ROJAS: Bueno, por ahora esta es la segunda entrevista que tengo, pero ya se avecinan más. Respecto a la comparación con el sexo la primera vez, yo no me recuerdo tan nervioso, jajaja. En el coito con una chica la primera vez ya sabes lo que tienes que hacer, es algo casi programado, pero en las entrevistas te pones más nervioso porque no sabes cómo actuar realmente; y es una pena porque te impide desarrollar todos tus conocimientos como realmente quisieras. Pero bueno, es cuestión de práctica, como has dicho todo esto es nuevo para mí.

DAORINO: Estas viviendo tu primer momento editorial, ¿qué se siente?
DANIEL ROJAS: Buff, es una sensación muy rara y bella al mismo tiempo. Cuando me enviaron mis copias recuerdo que al abrir el libro y ponerme a leer, me tenía que decir a mi mismo: ¡eh tío, que esto lo has escrito tú! La verdad es que la editorial ha hecho un enorme trabajo con el maquetado, es muy bonito ver cómo se puede transformar un documento de texto en un libro.

DAORINO: Centrando un poco más la entrevista, ¿cómo te defines: divulgador o criptozoólogo?
DANIEL ROJAS: Jeje, bueno… soy una persona que siempre intenta tener los pies en la tierra, la verdad, y las dos definiciones aún las veo lejos, sobre todo la de criptozoólogo. En todo caso me consideraría divulgador, intento que una información tan interesante sea transmitida a la gente, y por supuesto rescatar datos y acontecimientos relegados al olvido para que sigan perpetuándose y no se pierdan en el tiempo.

DAORINO: ¿Qué te ha motivado a escribir éste tu primer libro?
DANIEL ROJAS: Bueno, realmente fue al acabar de leerme un libro muy bueno de Lothar Frenz sobre esta temática. Me di cuenta que mucha de la información que había estado reuniendo desde pequeño no aparecía reflejada en ningún libro de los que yo poseía. De este modo sentí una necesidad de recopilar aquella información, más algunos conocimientos propios, e intentar transmitirla en forma de libro para los demás aficionados a la criptozoología y al mundo animal en general. Por otra parte me gustaría añadir que este libro fue una enorme ayuda para mí, pues comencé a escribirlo en uno de los momentos más difíciles de mi vida. El escribir me hizo recobrar la ilusión y evadirme de tan malos momentos.

DAORINO: ¿Por qué te fascina el mundo animal?
DANIEL ROJAS: ¿Sinceramente? Aún no tengo claro qué hacen una araña o un pez para que me resulten tan enormemente fascinantes, jajaja, pero desde pequeño necesitaba explorar la naturaleza y estudiarla, como si fuera algo magnético. La población tiende por lo general a mirarse a sí misma e ignorar su entorno natural, sin darse cuenta de las maravillosas formas de vida que existen más allá de los asfaltos.

DAORINO: ¿Existe una disciplina establecida sobre criptozoología? ¿Se estudia en las facultades?
DANIEL ROJAS: Pese a que la criptozoología está tomando cada vez más fuerza entre los científicos, aún no tengo constancia de que se estudie de una manera formal en las facultades. Espero que esto cambie pronto.

DAORINO: En tu libro hablas sobre Jordi Magraner como si se tratara de una especie de héroe. Desde luego he de reconocer que su historia me impresionó, digna de una película. ¿Es tu ejemplo a seguir?
DANIEL ROJAS: Exacto, él es mi ejemplo de héroe. Ojalá yo fuera como Jordi Magraner, pero no tengo esa fuerza de voluntad para abandonarlo todo y cambiar mi vida de tal manera, probablemente porque hay una fuerza mayor que me une a mi tierra, familiares y amigos.

DAORINO: Creo que tu libro es algo más que un libro de divulgación. Creo que es también un libro de protesta o denuncia que advierte sobre el efecto de la mano del hombre sobre el resto de los animales. ¿Por qué es tan difícil trasladar una conciencia conservacionista del mundo animal y vegetal a la sociedad? ¿Por qué ese desdeño del hombre a la vida natural? ¿No crees que el hombre se ha olvidado de que es un simple animal más, una especie de simio evolucionado?
DANIEL ROJAS: En tus mismas preguntas están las respuestas. Como he dicho anteriormente, el hombre normalmente tiende a no mirar más allá de él mismo y su entorno de hormigón. Sin ningún tipo de escrúpulos nos dedicamos a arrasar la naturaleza a nuestro antojo sin tener en cuenta los ecosistemas y las miles de vidas que se van por culpa de ello. Es algo que me entristece bastante.

DAORINO: ¿Qué piensas de la vida… pero de la vida en sí, no la vivida por el hombre? ¿Y cómo la sientes como ser biológico, no como ser moral? ¿No es fascinante que la vida se prodigue de formas tan diversas? ¿No es al fin y al cabo la vida misma –su por qué y cómo– el gran misterio?
DANIEL ROJAS: La infinitas posibilidades de vida que alberga nuestro planeta… tal vez no haya adjetivos para describir todo esto, decir que todo es maravilloso se queda muy corto, y sobre sus interrogantes lo tenemos mas difícil aún….

DAORINO: ¿Qué piensas del Homo Sapiens? ¿No somos una criatura insólita?
DANIEL ROJAS: ¿Insólita?, sí, desde luego que lo somos. Nuestra capacidad de pensar y razonar así lo determina. Pero desde un punto de vista ecológico, lo mejor que le podría haber pasado al planeta es que el Homo Sapiens nunca hubiera aparecido.

DAORINO: Quizá esta pregunta te sea absurda, pero el humor ayuda a la inteligencia a crear nuevos modos de resolución e interpretación de problemas, o así creo. Así que: ¿te gusta el marisco? ¿No te entra hambre pensando en el centollo japonés?
DANIEL ROJAS: JAJAJAJAJA, muy bueno, curiosamente más de uno me ha preguntado lo mismo. No soy muy aficionado al marisco, en todo caso sólo a los moluscos: navajas, almejas, mejillones… Así que no soy de los que disfrutarían de tan suculento plato.

DAORINO: ¿No es una mala noticia que existan especies animales que necesiten de la ayuda del hombre para subsistir?
DANIEL ROJAS: Quizás de las peores noticias que haya tenido que oír desde que tengo consciencia.

DAORINO: En «Ocho o diez enormes tentáculos» expones que el hombre ve en el pulpo la expresión de la fiereza y crueldad de los mares, ¿cómo crees que sería calificado el hombre por el resto de los animales?
DANIEL ROJAS: Como el mismísimo apocalipsis, y con toda la razón del mundo.

DAORINO: ¿Crees en la superioridad humana respecto al resto de los seres? Yo siempre he pensado que la inteligencia y el instinto son dos formas de inteligencia pues ambas van orientadas a la supervivencia y a la resolución de problemas, ¿a ti qué te parece?
DANIEL ROJAS: No cabe duda alguna sobre nuestra superioridad en casi todos los terrenos sobre el resto de seres vivos. Y esto es lo peligroso, que podemos hacer lo que queramos con cualquier clase de animal y sus instintos.

DAORINO: Mencionas mucho la Antártida, sobre todo en lo referido a pulpos y calamares gigantes, ¿qué hay en la Antártida? ¿No es un misterio? Es el único lugar del planeta aún no repartido, se conoce menos de ese lugar que de la propia luna.
DANIEL ROJAS: En cuanto a los cefalópodos, que en aguas antárticas se encuentre la mayor especie de calamar del que se tenga constancia ya lo dice todo sobre mi interés en esta zona del planeta. Pero de todas formas ten en cuenta que es un continente aparte, en el que hay muchas formas interesantes de vida en condiciones extremas. Por otra parte, la Antártida alberga un importante número de yacimientos fósiles ocultos bajo esa gran cantidad de hielo de la superficie.

DAORINO: ¿Y por qué ahora la proliferación de tantos calamares gigantes? ¿La mano humana les está obligando a emerger de las profundidades?
DANIEL ROJAS: Bueno, tal vez el calentamiento global esté ayudando a alterar los ecosistemas marinos y que las especies abisales se vean obligadas a subir cada vez más a la superficie. Pero los calamares gigantes han estado muy presentes desde siempre, como se refleja en el “kraken” de la mitología nórdica, lo que pasa es que en aquella época la aparición de estos “monstruos” rara vez se catalogaban y cuando se hacía no era de una manera científica.

DAORINO: «El amanecer de los nuevos simios» es especialmente interesante. A mí siempre me ha llamado la atención el Neanderthal, por lo que la historia de Zana me ha fascinado; éstos enterraban a sus muertos, eran más fuertes y tenían mayor capacidad craneal que nosotros. Hace miles de años se vivió en la tierra algo insólito, que diferentes humanidades convivieran juntas, el Homo Sapiens y el Neanderthal. Hoy suena raro, es fácil asumir dos especies de escarabajos conviviendo en un mismo hábitat pero no dos especies de homínidos inteligentes. ¿Tienes alguna hipótesis sobre la desaparición del Neanderthal? ¿Crees que es posible que haya podido sobrevivir en algún territorio?
DANIEL ROJAS: Bueno, creo que la más aceptada, si no me equivoco, es que no pudo competir con el Homo Sapiens, y viendo nuestra historia es perfectamente posible. Sobre la supervivencia de neandertales, creo que sí, que es posible que todavía puedan haber algunos vestigios en zonas inexploradas del planeta. Por otra parte, algunos expertos señalan que los aborígenes australianos son descendientes directos de los neandertales. Fijémonos en la fisionomía de sus rostros, ahí veremos que difieren enormemente del Homo Sapiens.

DAORINO: El mono de De Loys, otra de las fascinantes historias que nos cuentas, es un mito, pero ¿es posible que existan muchos mitos que por interés la ciencia los haya admitido?
DANIEL ROJAS: Por supuesto. A veces la ciencia no difiere tanto de la religión como se cree. Al fin y al cabo, todo lo que sea conveniencia….

DAORINO: Hablas de la clonación, ¿crees que es necesaria y que puede ayudar al hombre? ¿Qué sentido tendría revivir en la actualidad a especies extintas? ¿No sería eso intervenir en el curso normal de la naturaleza?
DANIEL ROJAS: Bueno, estas cuestiones están siendo motivo de continuas disputas entre los científicos. Personalmente, creo que revivir especies que llevan miles de años extinguidas no serviría de mucho, pues sus hábitats han cambiado bastante y no encontrarían un lugar donde proliferar, pero sin embargo con especies que hemos extinguidos nosotros más recientemente la clonación estaría más que justificada.

DAORINO: Hablas mucho del calentamiento global, ¿por qué crees que está provocada, por un proceso natural o por la mano del hombre?
DANIEL ROJAS: Bueno, si tal vez es un proceso natural como muchos apuntan, no cabe la menor duda que nuestras acciones están acrecentando más aún el problema. 

DAORINO: Me sorprende mucho que no hables del “chupacabras”, ¿no te parece interesante ese supuesto monstruo?
DANIEL ROJAS: Claro que me parece interesante, pero no sólo me he dejado fuera el chupacabras, sino otros igualmente conocidos e interesantes. Tal vez los rescate en un futuro libro. De todas formas, el chupacabras tiene más protagonismo en temas ufológicos que en la criptozoología.

DAORINO: En la Cueva de Lascaux, en Francia, es uno de los complejos prehistóricos donde mejor conservados están sus pinturas rupestres. En una de ellas nuestros ancestros dibujaron un “animal inexistente” que los investigadores han llamado Licornio. Te lo comento porque me resultó muy interesante lo que comentas en tu libro sobre el unicornio. ¿Tenías constancia del Licornio?
DANIEL ROJAS: Sí, he visto alguna pintura sobre este animal en la misma cueva. De todas formas, tomaré nota para un futuro trabajo, jeje. 

DAORINO: ¿Crees en la vida extraterrestre?
DANIEL ROJAS: Por supuesto, pero no en la forma que nos proyecta Hollywood, ni tampoco creo que tengan que condicionarse forzosamente ni por el agua ni por otros elementos terrestres. Tal vez son formas de vida que escapan a nuestro entendimiento.

DAORINO: Y dime, ¿tienes en mente otros proyectos, como un nuevo libro, un blog, etc.?
DANIEL ROJAS: Ahora he acabado de terminar otro libro, relacionado con la zoología. Pero de momento estoy con la promoción de este primero, así cojo más experiencia como escritor. Y por supuesto, tengo en mente otros proyectos futuros, que espero comenzar pronto. 

DAORINO: Pues bien, creo que esto es todo ya, ¿hay algo que te gustaría añadir?
DANIEL ROJAS: Sí, quisiera animar a todo el mundo que tenga inquietudes a que tomase ejemplo, ya sea escribiendo, tocando música, dibujando o de cualquier otra forma: la cuestión es poder expresarse, pues la cultura es el principio de las cosas más importantes de esta vida. 

DAORINO: Muchas gracias y hasta pronto, ha sido un placer. Espero que tengas mucho éxito con este libro.
DANIEL ROJAS: Muchas gracias a usted, tocayo Daniel, jejeje. Esperemos que tengas que hacerme muchas más entrevistas como éstas, ¿no?, y por supuesto que tus libros pronto se vean también publicados. Hasta pronto.

SOBRE EL BUENISMO Y LA UTOPÍA

«Muchos se han imaginado repúblicas y principados que nadie ha visto jamás ni se ha sabido que existieran realmente; porque hay tanta distancia de cómo se vive a cómo se debería vivir, que quien deja a un lado lo que se hace por lo que se debería hacer aprende antes su ruina que su preservación: porque un hombre que quiere hacer en todos los puntos profesión de bueno labrará necesariamente su ruina entre tantos que no lo son. Por todo ello es necesario a un príncipe, si se quiere mantener, que aprenda a poder ser no bueno y a usar o no usar de esta capacidad en función de la necesidad». 

Nicolás MAQUIAVELO, El Príncipe. Alianza Editorial, año 2008 (Décima impresión). CS 3401, Pág. 95. Traducción de Miguel Ángel Granada.


El texto transcrito más arriba de Maquiavelo tiene a mi parecer un mensaje muy claro: hay que hacer lo que hay que hacer en todo momento sin dejarse llevar por metas que la condición humana no tiene responsabilidad ni madurez para asumir. Y lo que hay que hacer no es lo que se debería hacer, si no lo que es coherente en cada coyuntura; toda decisión debe hacerse con una mirada realista, con los ojos, la cabeza y los pies en el suelo; metas que se puedan tocar con las manos, podría decirse. Quién no desea utopías, quién no desea un mundo donde no exista el odio y la guerra… pero ese mundo no está hecho para nosotros, si así fuera habría ya hecho tiempo que todo estaría yendo bien: el hombre se ha bordado un modelo diferente de destino.

En nuestro mundo hemos de luchar, porque la utopía proviene de una concepción humana espiritual y religiosa que cree haberse emancipado de la vida en la selva o en el bosque, cuando no es así; y ese luchar requiere quizá renunciar a los sueños y a lo que debería ser por lo que hay que hacer. Las utopías que nos venden los políticos no dejan de ser elementos equiparables a los paraísos ofrecidos por las diferentes religiones. Si antes no ser realista era la ruina para un príncipe hoy es la ruina de toda una nación, una etnia o un pueblo entero. Es el propio pueblo quien quiere el buenismo, es el propio pueblo quien desea ver y votar a políticos que dan una cara a sus votantes con un haz de misericordia; y eso es una muestra más de que la ciudadanía no hace lo que tiene que hacer ni sabe lo que necesita.

Si antes mandaba un príncipe y su ruina era la profesión de bueno, como se ha dicho en el párrafo anterior y señala el propio Maquiavelo, hoy la ruina la traen los votantes que eligen cada cuatro años a su «príncipe», pues los ciudadanos no hacen lo que tienen que hacer… se dejan llevar por fachadas de hombres que vitorean en un púlpito dando una imagen no real, por hombres que son una construcción propagandística; esto tiene un nombre: populismo y demagogia; ¡quién le iba a decir a Maquiavelo que en la actualidad triunfaría la profesión de bueno! Una sociedad donde la gente vive manipulada sin conciencia clara y sin saber lo que debe hacer, que ni siquiera sabe lo que es importante, no está instruida para el sufragio universal: la democracia no es un ejercicio para cualquiera, el voto no debería valer lo mismo según qué personas: la democracia es una ruina, porque le da al pueblo una responsabilidad para la que no está capacitada: no es algo para los más, sino para los menos. Por eso digo que este país tiene lo que se merece; él solo, su masa de votantes inculta, manejable y estúpida, es la que nos transporta hacia todo un término muy oscuro.

Pero el panorama no pinta bien para el futuro, en España no hay ninguna respuesta política coherente que defienda los intereses de sus verdaderos y auténticos ciudadanos autóctonos. No me refiero por supuesto a aquellos a quienes han venido para quedarse o se les ha regalado el DNI como “auténticos y verdaderos ciudadanos de este país”, éstos han venido a decidir por nosotros y a... Un pueblo bien constituido no se deja engañar por el buenismo, ni adopta postura de bueno, porque un hombre bien constituido ni manipula ni se deja manipular. Un pueblo bien constituido conoce de su sangre, de su lengua y de su territorio y lo defiende. Un hombre bien constituido es un guerrero, es un sabio y un buen amante y defiende aquello que es suyo y de sus allegados, respetando siempre lo diferente: pues tan único me hace lo que me es ajeno como mis propios actos. En definitiva, un hombre bien constituido hace lo que tiene que hacer porque sabe que la naturaleza humana es la que es y punto; sólo unos pocos pueden estar por encima de su propia naturaleza, pocos hay que puedan ser abnegados sin llegar a ser idiotas, generosos y auténticamente «buenos» (no lo quiero decir en sentido moral). El buenismo dista mucho de la bondad, es la ideología del lobo vestido de cordero, es la ideología de la nueva casta político-sacerdotal, es la ideología de manipulación que necesita un pueblo ávido de esperanza, utopía y… ¿ruina?■

Nicolás MAQUIAVELO sobre Fernando de Aragón

El siguiente texto, del que no diré nada especial, pues Maquiavelo se basta a sí mismo sin nadie que lo interprete (tan claro es el florentino), es un buen ejemplo de cómo un Rey, en este caso Fernando de Aragón, se hizo respetar. Eran otros tiempos, entonces nuestro país no era uno más en Europa, sino una gran potencia. No existía el buenismo y por lo tanto un Rey o un Príncipe o quien sea hacía lo que tenía que hacer y punto. Ay esa Santa Crueldad...

«Nada proporciona a un príncipe tanta consideración como las grandes empresas y el dar de sí ejemplos fuera de lo común. En nuestros días tenemos a Fernando de Aragón, el actual rey de España, a quien casi es posible llamar príncipe nuevo porque de rey débil que era se ha convertido por su fama y por su gloria en el primer rey de los cristianos. Si examináis sus acciones, encontraréis que todas son notabilísimas y alguna de ellas extraordinaria: al comienzo de su reinado asaltó el reino de Granada y esta empresa le proporcionó la base de su poder. En primer lugar la llevó a cabo en un momento en que no tenía otras preocupaciones y sin peligro de ser obstaculizado. Mantuvo ocupados en ella los ánimos de los nobles de Castilla, quienes al pensar en aquella guerra dejaban ya de pensar en promover disturbios en el interior. Entretanto y sin que ellos se dieran cuenta, iba consiguiendo reputación y sometiéndolos a su poder. Pudo sostener sus ejércitos con el dinero de la Iglesia y del pueblo y aquella larga guerra le dio la posibilidad de proporcionar un sólido fundamento a su ejército, el cual le ha conquistado con posterioridad gran renombre. Además de todo esto, para estar en condiciones de acometer empresas mayores —sirviéndose siempre de la religión— recurrió a una santa crueldad expulsando y vaciando su reino de marranos. No es posible encontrar una acción más triste y sorprendente que ésta. Después, arropado siempre con la misma capa, atacó África, llevó a cabo la empresa de Italia y últimamente ha atacado a Francia. De esta forma ha realizado y tramado siempre grandes proyectos que han mantenido siempre en suspenso y asombrados los ánimos de sus súbditos, atentos al resultado final. Estas acciones suyas se han sucedido de tal manera la una a la otra que nunca ha dejado espacio de tiempo entre una y otra para que se pudiera proceder contra él con calma.(…)»

Nicolás MAQUIAVELO, El Príncipe. Alianza Editorial, año 2008 (Décima impresión). CS 3401, Pág. 123, 124. Traducción de Miguel Ángel Granada.

LA IMPOSTURA E HIPOCRESÍA ATEA

No creo en vuestras utupías espirituales y materiales, no creo en vuestro camino recto ni en vuestra esperanza, no creo en aquellos que prometen un paraíso; yo solamente creo en una felicidad construída con esfuerzo, sufrimiento y heroicidad, una felicidad hecha de triunfo y de sangre, una felicidad que brote de mis ojos en forma de lágrimas, una felicidad por la que deba luchar y no bajar la guardia. No creo en nada regalado, sólo en mi voluntad. (daorino)

No quiero poner a los ateos en el mismo saco, pues entre los mismos existen infinitud de formas; por ejemplo, no quiero referirme a Michel Onfray, que se denomina ateo por el simple hecho de no haber una palabra mejor, y a otros hombres y mujeres consecuentes con lo que dicen que demuestran su repulsa a cualquier religión... abrahámica («estos hombres y mujeres serían entonces bastante ignorantes, al identificar religión y creencia en lo divino con religión abrahámica, así que no sé si serán consecuentes o no, pero melones sí que lo son y bastante», dijo León Riente). Tampoco quiero acusar a todos los creyentes en su Dios en su totalidad. Mi intención es pormenorizar analíticamente dentro de mis posibilidades la hipocresía de un grupo muy fuerte de ellos y que denominamos comúnmente como progres, ya que la palabra progresista –que no por ello significa algo mejor– les queda grande. Los progres de hoy son unos catetos en lo teórico en comparación con sus ascendientes ideológicos del siglo XIX.

Así pues, es interesante exponer la relación del «ateo hipócrita» frente al cristianismo y sus diversas formas (católica, protestante, etc.) y el Islam en concreto. Es curioso como los progres se abanderan con la tolerancia convirtiéndola en su seña de identidad y en una de sus artimañas favoritas para defender su supuesta superioridad moral. Sin embargo, ésta queda anulada cuando se trata de ser tolerante con las diversas vertientes cristianas, de forma que reaccionan con odio y resentimiento: no defiendo el cristianismo, sino que señalo la hipocresía de un tipo de ateo en concreto. Contrariamente, se demuestran muy complacientes con el Islam… En definitiva, al “ateísmo hipócrita progre” lo que le molesta es el cristianismo, mientras que ve en el Islam una especie de aliado ideológico. Su ateísmo queda en entredicho, pues un ateo debe reaccionar contra todo aquello que sea religión al margen de a los dioses que se veneren: ¿queremos que nos gobierne de nuevo la fe? Pues el ateísmo es la nueva fe, una fe destructiva dañina para todos los seres. En definitiva, mientras que los progres dejan vía libre al islam con su malentendido concepto de tolerancia, demuestran que no son tan ateos realmente, ni no creyentes, sino que ven en el cristianismo su enemigo doctrinario y en el islam un aliado para combatirlo con el que simpatizan.

Socialismo (marxista) e Islam son dos formas confluyentes y altamente complementarias para muchos:

Aunque no demasiado para otros:

Célebres son por otra parte la conversión de muchos comunistas al Islam, lo cual no es casualidad, y las alianzas tipo Venezuela-Irán.

En todo caso la realidad es manifiesta y existe una gran connivencia por parte del gobierno español en apoyar y promover con sus leyes de discriminación positiva al colectivo islamista, por lo cual es innegable que existe un trato de favor y una política que va en contra de los propios españoles y europeos, quienes pagamos encima los costes de la colonización que resistimos algunos, que toleran otros y que agradecen otros muchos. Señores, si el cristianismo, que es una religión extranjera, dejó a la bella Europa en el oscurantismo, la que se avecina con el Islam y el progre-socialismo («Universalsocialismo» o «globasocialismo», permítanme los neologismos), otra religión extranjera la primera –proveniente del desierto y por lo tanto extraña para nuestras montañas, ríos y fauna– y perversión y autoodio del hombre europeo la segunda (sentimiento reaccionario contra el cristianismo, una respuesta nefasta ante la podredumbre judeocristiana: es como una pelea entre «gitanos»), no dejarán un reguero de luz por nuestra cultura europea precisamente, ¿para qué se usa el velo y el burka si no? (jeje). Por otro lado, no debemos dejarnos llevar por el victimismo de las diferentes iglesias cristianas, dicha religión es consecuencia y origen de nuestro problema con el progre y el islam.

¿Por qué los progres, furibundos perseguidores de todo cristianismo no recelan de la misma forma ante el Islam? Porque por experiencia propia he hablado con muchos socialistas y es evidente la simpatía que sienten hacia el Islam sin ver en ellos una amenaza al hombre blanco y al espíritu europeo: el hombre español, especialmente el andaluz, se siente hermanado con el pueblo musulmán por alguna anomalía racionalista o patología mental que desconozco. Se escudan con que éstos (los moros y sarracenos) eran tolerantes y trajeron a España una época de apogeo cultural… ¿cómo? Incluso llegan a decir que los musulmanes que conquistaron España dejaron un legado mucho mayor que la de los propios romanos. Así que está claro que los ateos hipócritas no son ateos en tanto que fervientes creyentes y seguidores de su moral judaizada de cristianismo invertido y de admiración a todo lo que mire a la Meca. ¡El socialismo es la cuarta religión abrahámica!


¿Por qué justifican su repulsa contra el catolicismo español en que éstos no deben inmiscuirse en lo político y permiten que se constituya legalmente un partido de ideología islámica a nivel nacional? Cuando esto ocurre el Islam deja de ser una pretensión exclusiva de lo privado y se le da la posibilidad de hacerse fuerte e inmiscuirse en toda la vida pública. El estado aconfesional y laicista queda en entredicho.

Prosiguiendo con el análisis al ateo, no es la primera vez que en este blog de dice que el socialismo progresista es una religión más que se basa en la fe y en la esperanza. Como dije anteriormente es la cuarta religión abrahámica, pero en lugar de estar basada en el amor a un Ser Superior se basa en el odio a ese Ser. Eso sí, si las tres clásicas religiones abrahámicas tienen un componente masoquista el «progresocialismo» lo ha transformado en auténtico goce, promiscuidad, perversión de la juventud, de la sociedad, de la educación… ¡ES SU REPRESENTACIÓN DE VENGANZA, PERO DE UNA VENGANZA PÉRFIDA Y LLENA DE RESENTIMIENTO! Los ateos no dejan de parecerme meros sacerdotes que venden su moral de autoodio y de desagravio contra su propio país y raza; lo demuestran aliándose con el islam, simpatizando con él, dejando vía libre al inmigrante, promulgando la piedad y la pena ante el desvalido (pobre marroquí, vamos a darle una casa, ropa, comida…) y sobre todo condenando el exceso fuerza, tachándolo como una muestra de autoritarismo y represión. Una vez más, mala conciencia, chantaje emocional, castración de la voluntad, exaltación de la podredumbre y de la pusilanimidad, falsa superioridad moral: los ideales ascéticos trasvasados a la modernidad pero con forma adulterada. ■